Adsense Título

lunes, 29 de diciembre de 2014

Pecoquedada - Entrega de premios de la pecoliga 7

Y llegó el gran día, el pasado sábado 27 de diciembre en el Bar Hisa tuvo lugar la entrega de premios de la séptima pecoliga, la de la pasada temporada, como colofón a la pecoquedada y a las abundantes viandas y caldos degustados.
Además de las conversaciones en las que soltar directamente a la cara acritudes retenidas y de los discursos y emociones del momento de la entrega de trofeos, el detalle más destacado de la jornada fue el regreso del hijo pródigo, el creador de la pecoliga, el pérfido granbetico, de momento como invitado pero amenazando con volver, así como el primer encuentro con el mundo pecoliguero de Jorge, otro invitado del sector mamonil, que se dejó tentar por los cantos de sirena que le prometían tesoros y placeres tras su incorporación a la próxima edición de la pecoliga.
Como una imagen vale más que mil palabras y yo no llego aún a ellas, dejo una descripción fotográfica de la pecoquedada a falta del vídeo del evento.













miércoles, 24 de diciembre de 2014

Pecoliga 8 - Jornada 12

Nochebuena, a escasos minutos de empezar la Tardebuena, a sólo tres días de la quedada pecoliguera, la mañana después de la cena perruna... Voy a ser escueto con la crónica, las gráficas se explican por sí mismas con bastante claridad: pakistan1975 se afianza como líder, Rafajsg y ciudadanomane se descuelgan y pelean por el subpecoliderato, martinake da un golpe sobre la mesa y se queda cuarto en solitario, bajones y monegaskicidios se aferran cada vez más al penúltimo puesto y al farolillo rojo, y, entre medias, desde el quinto clasificado, magacar33, hasta el undécimo, un servidor, ni siquiera 75 puntos de diferencia. Nunca antes, en ocho ediciones de la pecoliga, se había visto algo así, además justo en las vísperas de la pecoquedada, que, para más inri, será en sábado, justo mientras comienza a disputarse la jornada 13. Cualquier cosa puede pasar.
Nos vemos en los bares.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Pecoliga 8 - Jornada 11

Ahora los clarines vuelven a llamarnos. No es una llamada a empuñar las armas, aunque armas necesitamos; no es una llamada al combate, aunque combate entablemos, sino una llamada a sobrellevar la carga de una larga lucha crepuscular.
John F. Keneddy, discurso inaugural, Enero 1961.

Ahora que el Twilight Struggle me hace evadir mis responsabilidades con estas gráficas y crónicas, que me retrotrae a aquella infancia de Reagan y Breznev, de soviéticos y americanos, reconozco que descubro en la pecoliga un episodio post-muro de Berlín de la Guerra Fría. No se fue, sólo cambió de ubicación. El telón de acero que bautizara Churchill hace tiempo que cayó sobre la pecoliga. Están los malos del Pacto de Mamonia; estamos los buenos de la CLNATO; los no alineados tercloneros... Y, cómo no, las tensiones internas dentro de cada bando, como se puede ver esta jornada.
En cabeza, nada cambia, sólo se amplían diferencias. ¡Pakistán lidera el mundo pecoliguero! Si benazir Bhutto levantara la cabeza. Lo persigue el hindú terronero, por aquello de la rivalidad. Más atrás, pero como queda cerca, el maoista ciudadanomane se mantiene en podium. Y tras ellos, en descenso vertiginoso, el palestino magacar33 y el cubano martinake están a punto de ser alcanzados por el no alineado yugoslavo vyktorb y el imperio del mal en forma de ranty surcoreano, el saudí el_Sultan, el gaullista gabacho de EL QUINTO FORAJIDO y mi otro yo sionista forajido. En el antipodium, hundiéndose cada vez más tras el imperio, el castrista rafaclon, el peronista bajones y monegaskicidios el norcoreano.
En fin, a la espera de la próxima jornada y de la cercana quedada pecoliguera, y antes de que se me funda la neurona que me queda, ahí van las gráficas.



lunes, 15 de diciembre de 2014

Los viernes al bar - Noviembre - Diciembre 2014

El pasado viernes quedó inaugurada la temporada de comidas navideñas con la quedada de "Los viernes al bar". En ella, además, descubrimos la foto ganadora del concurso de este mes, cuyo tema ha sido "Platos culinarios".
A continuación, las imágenes participantes en el certamen.
Patatas paloperas - Fósforo
La dulce espera - Carlos V
Claroscuros culinarios - Muerto de hambre
Bodegón coronado - Chicote
Berenjenas califales - Almocafre
Confit de canard - Almocafre
Bamquete - Romántica
Cous cous andaluz - Alí
Platos variados - Chef
Dulce tesoro - Piratas
La pringá - Hafnio

martes, 9 de diciembre de 2014

Pecoliga 8 - Jornada 10

Pasadas las breves horas, llega la crónica, aunque no hay mucho de que hablar. Una cosa destaca por encima del resto, básicamente: EL QUINTO FORAJIDO vuelve a su sitio, tras de mí en la clasificación. Todo lo demás son anécdotas.
- Anécdota 1: los tres primeros siguen sin cambios, pero algo más distanciandos entre ellos, no tan en ese pañuelo cuyos mocos, quién sabe, quizás sean ellos.
- Anécdota 2: los mamónidos perdidos, magacar33 y martinake, siguen jugando a intercambiarse el puesto.
- Anécdota 3: el hasta hace una semana aspirante a pagafritos, vyktorb, ha hecho un histórico, ha adelantado a lo que queda de la casta y se va a por los mamoniles.
- Anécdota 4: rafalo78 adelanta a el_Sultan pero ninguno de los dos levanta cabeza, ahí siguen clon que te clon, y ya le vale a rafaclon pedir todas las berenjenas juntas en la ya medio inminente quedada.
- Anécdota 5: se hunde, se clona, se va a la Bombonera... bajones es a la casta pecoliguera lo que el PA a la casta política.
- Anécdota 6: por aquello del farolillo rojo que ya casi posee en propiedad y de los fritos que pagará, monegaskicidios, que una vez fue casta, será, en ese símil político, aquella CNT que tiempo ha fue importante y hoy se recuerda en las clases de historia.
Volviendo a lo importante, dedicadas a EL QUINTO FORAJIDO, unas estrofas de Antonio Machado:
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.
Con esa relatividad que asocia tiempo y espacio, en unos días que se tornarán apenas horas en nuestro sentir, la siguiente jornada.


jueves, 4 de diciembre de 2014

El halcón maltés y el inicio del cine negro


El halcón maltés, dirigida en 1941 por John Huston y protagonizada por Humphrey Bogart, Mary Astor, Peter Lorre o Sidney Greenstreet entre otros, está basada en una novela de igual nombre del genial Dashiell Hammett y se puede decir que es el primer título propiamente dicho del cine negro, la película que viene a sentar las bases del género.
El cine negro y la novela que lo inspira (autores como el mencionado Dashiell Hammett, Raymond Chandler o John M. Cain son sus principales exponentes) parten de una época muy concreta, los años posteriores a la Gran Depresión, con una sociedad norteamericana sumida en la crisis económica que marca personajes y situaciones, creando esas tramas de ambientes sórdidos, de detectives cínicos, de mujeres fatales, de calles oscuras y lluviosas, siempre rodado en glorioso blanco y negro, que nos introduce en lo peor de la condición humana. Frente a la alegre evasión que suponía la scrawball comedy o los musicales, el cine negro afronta la realidad desde un cínico pesimismo. En el caso de El halcón maltés, el argumento gira en torno a la búsqueda de una valiosa estatuilla que los Caballeros de la Orden de Malta obsequiaron al emperador Carlos V en el siglo XVI. El detective privado Sam Spade, interpretado por Humphrey Bogart, se ve mezclado en esta búsqueda de manera involuntaria e inesperada cuando acepta el encargo de investigar el paradero de la hermana de una clienta. A partir de ahí, sus pesquisas le enredarán en esta trama de mentiras, robos y asesinatos.
El motivo por el que me gusta y recomiendo esta película, no obstante, no es solo ese argumento aparentemente policíaco. John Huston consiguió convertir la cinta en un análisis de la realidad de aquella sociedad, en especial en las grandes ciudades, y en un retrato de la parte más sórdida del ser humano, la que desde la envidia o la avaricia nos arrastra al crimen y a la mentira. Y a partir de ahí, sin proponérselo, dejó sentadas las bases de un nuevo género cinematográfico, el cine negro, uno de los que más obras maestras ha dejado para la historia del séptimo arte.
Para lograrlo se vale de una fotografía en blanco y negro casi perfecta, oscura, densa, con contrastes y juegos lumínicos que, junto a planos cercanos, medios y cortos, son capaces de describir en pocas pinceladas a unos personajes profundos, nada simples, apenas sin usar palabras para ello. Los inteligentes diálogos cargados de dobles sentidos y giros junto con las excelentes interpretaciones de un reparto de lujo también ayudan a crear unos personajes creíbles, en absoluto planos, ricos en matices interiores. Además, el ritmo trepidante consigue que la tensión no decaiga en ningún momento, y ésta se hace aún más abrumadora gracias a esa atmósfera oscura y lluviosa que permanentemente acompaña a la acción.
Si a todo esto añadimos uno de los finales más míticos de la historia del cine y de la historia misma de la creación artística del siglo XX, queda claro que nos encontramos ante una auténtica obra maestra, el verdadero material del que están hechos los sueños, que abriría camino a otras obras de arte como El sueño eterno, Laura, Perdición, El cartero siempre llama dos veces, Gilda, Los sobornados y un largo etcétera. Entre todas, crearían uno de los géneros más propiamente cinematográficos y ricos que existen: el cine negro.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

25 años sin Fernando Martín

Repasando este blog me he ido justo a hace 5 años para encontrar, tal como esperaba pero no recordaba, que había escrito una entrada dedicada al 20 aniversario de la muerte en accidente de tráfico de Fernando Martín. Hoy, que se cumplen 25 años de su pérdida, quiero volver a recordarlo en esta bitácora.
En realidad, mi memoria siempre me lo trae al recuerdo todos los 3 de diciembre, a pesar de que la conmemoración no coincida con un número redondo de años de la fecha. Y es que, aunque con el paso del tiempo han llegado otros jugadores de baloncesto españoles con más exitos, más mediáticos, más internacionales, tan geniales como los que hemos disfrutado en los últimos quince años, para la gente de mi generación, que descubrimos el baloncesto con aquella selección de plata en Los Ángeles 84, Fernando Martín fue un icono del deporte en el que nos iniciábamos y de nuestra propia adolescencia: un joven deportista que eligió el baloncesto para triunfar en él como lo podía haber hecho en balonmano, natación o cualquier otra disciplina, alguien que se iba a ese Olimpo mítico que entonces era la NBA, que vivía su éxito deprisa, como aquel coche que conducía por la M-30 aquel fatídico día.
Me llamó la atención en mis recientes visitas al Bernabéu que, entre todas las reliquias que se pueden encontrar en el museo de un club tan laureado y más que centenario, sólo hay una camiseta retirada y exhibida en él, tanto en la sección de fútbol como en la de baloncesto. Y esa camiseta lleva el 10 y el nombre de Fernando Martín. Todo un homenaje de un club que a tantos tiene para homenajear.
De entre los recordatorios de estos días, destaco el fotográfico que le hace la ACB en su web, o el vídeo del Real Madrid. Dejo también las imágenes de la noticia de su fallecimiento aquel día en La 2.


martes, 2 de diciembre de 2014

Geometría cordobesa

 
La geometría es la rama de las matemáticas que se ocupa del espacio, los cuerpos y figuras que lo ocupan y sus relaciones. Esas figuras que manejamos en geometría no existen en la realidad, sino que son idealizaciones de objetos de la realidad material. Y es esta particularidad, esa capacidad de abstracción de las propiedades, la que permite convertir a la geometría en una poderosísima herramienta que nos ayuda a describir el mundo que nos rodea.
Por ello, desde los albores de la historia de la humanidad, el arte se ha valido de la geometría para dar belleza, equilibrio y armonía a sus manifestaciones. Los artistas de todos los tiempos y lugares han usado innumerables figuras y relaciones geométricas en sus obras. Y Córdoba, crisol de culturas, no ha sido una excepción. A lo largo y ancho de las calles de nuestra milenaria ciudad nos encontramos con la geometría en los monumentos que la han hecho Patrimonio de la Humanidad.
Mosaicos y frisos, arcos de herradura y de medio punto, cuadrados y octógonos, pentágonos y hexágonos o proporciones notables están presentes en obras romanas, visigodas, árabes y cristianas. Monumentos como la Mezquita o Medina Azahara son ejemplos magníficos de todo ello, enormes tratados de geometría aplicada al arte y la arquitectura.
Sin embargo, si hay algo característico y propio de la geometría cordobesa es la conocida como proporción cordobesa. Para entrar en materia, decir que una proporción geométrica es una relación entre las medidas de dos segmentos. La más conocida y extendida de todas ellas es la famosa proporción áurea, también llamada divina proporción, que ya estableciera el griego Euclides en sus “Elementos”, la base de la geometría clásica y uno de los libros más importantes de la historia de las matemáticas y del conocimiento humano.
Esta proporción áurea es la que determina la relación entre el lado del decágono regular y el radio de la circunferencia circunscrita al mismo y podemos encontrarla constantemente no solo en innumerables obras de arte como la Gran Pirámide de Kéops, el Partenón o la Catedral de Nôtre-Dame, sino también en la naturaleza (conchas de Nautilus y trilobites, disposición de hojas y semillas en plantas, galaxias espirales,…), en el ser humano (sirva como ejemplo de ello el Hombre de Vitrubio de Leonardo da Vinci), en la serie de Fibonacci o en nuevas muestras de la tecnología humana como las tarjetas de crédito o los DNI. Esa constante presencia del número áureo en el mundo que nos rodea y que hace más bellas y armoniosas aquellas manifestaciones en las que está presente es la que hizo que en el siglo XVI el matemático y religioso Fray Luca Pacioli lo describiera como manifestación de la omnipresencia de Dios y le diera el nombre de divina proporción.
No obstante, antes de esas fechas renacentistas, el oscurantismo medieval anidaba en Europa y cerraba sus fronteras del conocimiento a los clásicos griegos y a su geometría euclídea. Solo la Córdoba califal quedaba como depositaria de este saber, lo cual hacía pensar en una abundante presencia de la proporción áurea en la arquitectura prerrenacentista cordobesa. Para constatar este hecho, la Diputación de Córdoba y el arquitecto Rafael de la Hoz llevaron a cabo unos estudios entre los años 50 y 70 del siglo pasado. Cuál no fue la sorpresa al comprobar en los resultados la escasa aparición de la divina proporción en la capital califal y, por el contrario, la presencia casi constante de otra relación, de otra proporción llamada a partir de entonces cordobesa.
La proporción cordobesa queda determinada por la relación que existe entre el lado del octógono regular y el radio de la circunferencia circunscrita al mismo. Podemos encontrarla en Córdoba por todas partes y en todas las épocas: relieves, esculturas y mosaicos romanos del Museo Arqueológico; en las cubiertas y la planta de la Mezquita, en sus bóvedas octogonales, en las fachadas de Al-Haken II y del Mihrab; en la Sinagoga, en la mudéjar Casa del Indiano, en la octogonal fuente de la Plaza del Potro, en la Plaza y Convento de Capuchinos, en la Torre de la Malmuerta; y también en edificios modernos como algunas viviendas de la calle Gran Capitán o el Convento de las Salesas.
Toda una manifestación geométrica y artística singular cordobesa que también ha traspasado fronteras y que ha llevado a anteponer, frente a esa áurea y divina proporción, esta otra, cordobesa y humana, como han dado en calificarla muchos autores.