Adsense Título

miércoles, 10 de abril de 2013

La dama de hierro

¡Qué curioso! El pasado sábado estuve viendo la película "La dama de hierro", dirigida por Phyllida Lloyd en 2011 y protagonizada por Meryl Streep, en una interpretación que le supuso el Oscar a la mejor actriz principal ese año. Menos de 48 horas más tarde, moría Margaret Thatcher.
Respecto al film, decir que me decepcionó bastante. Es una película que en ningún momento tiene claro el enfoque que quiere dar al personaje: por momentos parece un telefilm de sobremesa en Antena 3 sobre la vejez y enfermedad de la ex-primer ministro británica; de repente, pasa a ser una biografía del personaje, de sus relaciones familiares y de sus aspectos más personales y menos conocidos; luego, salta a un retrato más concreto de sus decisiones como máxima mandataria de Gran Bretaña y sus respuestas en momentos claves como la reconversión industrial o la Guerra de las Malvinas. En definitiva, un hilo argumental que nunca llega a aclararse y que, al menos conmigo, no consigue captar la atención y complicidad del espectador con esa pretensión de mucho abarcar y, sin embargo, apretar poco. Lo único salvable de "La dama de hierro" es la magistral interpretación de Meryl Streep, que se mimetiza perfectamente con Margaret Thatcher y borda el papel.
En cuanto al personaje histórico Margaret Thatcher, reconozco el liderazgo que tuvo en una época difícil en lo económico y social para Gran Bretaña y en una crisis como la Guerra de las Malvinas. Una capacidad de tomar decisiones, liderar a su gobierno, dar la cara y sentar líneas políticas para el futuro que se echa mucho en falta en nuestros días. Sin embargo, eso no quita mi desacuerdo con la mayor parte de medidas que tomó, que en lo económico y social, junto a Ronald Reagan, supusieron la base del neoliberalismo, la desregularización y el capitalismo salvaje y sin control que ha traído esta crisis y que todos estamos sufriendo con recortes y más recortes en el estado del bienestar. En otros aspectos, como la Guerra de las Malvinas o la lucha contra el IRA, tengo menos conocimiento de causa para poder dar una opinión fundamentada.
En cualquier caso, tanto en unos temas como en otros, las hemerotecas están llenas de opiniones de todo tipo sobre la Thatcher; sólo hay que leer o escuchar según que medios para tenerlas sólo a favor o sólo en contra. Las dos versiones, las dos caras de la misma moneda, la información contrastada, independiente y representativa, como es habitual en nuestros medios informativos, será muy difícil de conseguir. Sólo nos queda ser asépticos respecto a lo que nos cuentan y buscar por nuestra cuenta para poder tener una visión más completa.

No hay comentarios: