Adsense Título

lunes, 17 de septiembre de 2012

Quod pecunia non dat, Salmantica non praestat

Dice el antiguo lema de la Universidad de Salamanca que lo que la naturaleza no da, ella no lo presta. Hoy habría que cambiarlo ligeramente y, donde dice naturaleza, escribir dinero.
Y es que no dejo de entristecerme y asombrarme en estos días cuando hablo tan a menudo con mis alumnos y ex-alumnos sobre la universidad. Unos, que este año comienzan un curso que, si todo va por el camino correcto, les llevará a la selectividad, a luchar por alcanzar la nota que les dé acceso a la carrera deseada, a buscarse un alojamiento en otra ciudad y encontrar en ella una nueva etapa de su vida; otros, que están inmersos de lleno en ese proceso, a punto de dar el gran salto; y también los que comienzan el nuevo curso, el que ya los elimina de la categoría de novatos.
En todos los casos, me asombra la ilusión y los ánimos con que afrontan este período ante las oscuras perspectivas que el futuro les depara, justo lo me produce tristeza por ver cómo toda una generación se perderá probablemente en este país, si no más de una. La esperanza que me queda es la de esa energía positiva que desprenden, esas ganas de comerse el mundo y cambiarlo; de que, por una vez, no sea el mundo quien se los coma a ellos. Por si acaso, en lugar de latín, más les vale ir aprendiendo alemán.

No hay comentarios: