Adsense Título

martes, 28 de agosto de 2012

Espectáculo sobre dos ruedas

Parece que el ciclismo últimamente se reduce a polémicas de sustancias dopantes y al todopoderoso pero cada vez más soporífero Tour de Francia. Dejando aparte consideraciones como que hoy en día todos los deportistas de élite usan productos más o menos legales (bien ingeridos o bien tecnológicos), que las presiones mediáticas, de audiencia, organizativas, de patrocinadores o televisivas hacen de las grandes carreras ciclistas algo inhumano, sólo al alcance de superhombres, me quedo en los últimos años con el soplo de aire fresco que está suponiendo la Vuelta a España.
Recorridos más humanos, ciclistas y equipos más atrevidos y menos miedosos, etapas que siempre tienen un detalle diferenciador que las hace más entretenidas y que buscan, además, vender maravillosos y a veces desconocidos rincones de nuestro país tienen la culpa de ello.
Al contrario que el Tour, donde las presiones de patrocinadores y audiencias llevan a aburridas etapas llanas con el único aliciente de posibles caídas y el esprint final, a mastodónticos recorridos alpinos y pirenaicos que atemorizan por su dureza a los corredores y atenazan los ánimos de atacar, o a largas contrarreloj diseñadas para especialistas que matan la emoción de la carrera, la filosofía de la Vuelta en los últimos años ha sido la de etapas más cortas que largas, que siempre tengan una dificultad final que evite esos sopores, un recorrido que salpica los puertos de montaña espaciados en muchas etapas, sin gigantes para superhombres que asusten a los ciclistas y, además, intentando enseñar paisajes y lugares simbólicos y turísticos.
Es por eso que estos días de final de agosto y principio de septiembre se acortan mis siestas por la emoción de ver a esa cuadrilla de mus, esos cuatro ciclistas que se atacan día sí día también durante la Vuelta 2012, algo desconocido para mí en julio cuando el Tour me sirve de mejor somnífero que los documentales de la 2. Y por si fuera poco, estoy disfrutando como un enano viendo parajes y callejas espectaculares en las que he estado o que aún no conozco y que me hacen estar deseando visitarlos de nuevo o descubrirlos por primera vez.

No hay comentarios: