Adsense Título

domingo, 27 de noviembre de 2011

Pecoliga 2011-12 Jornada 9

La jornada 9 ha resultado espectacular en lo baloncestístico, con partidazos llenos de emoción, puntos, buenas jugadas y jugadores con altas valoraciones. Esto último supone que en la pecoliga haya altas puntuaciones, mucho interés y cada vez más igualdad. Se confirma lo que se preveía en un principio, en esta edición pecoliguera no hay novatos ni pardillos y el más tonto hace relojes. Cada jornada es una pelea continua por el liderato, el podium o dejar los puestos de abajo; cualquiera es capaz de reaccionar con una destacada remontada o pegarse un batacazo descomunal a la siguiente.
Por lo que respecta a los resultados de hoy, rafalo78 sigue como pecolíder pero con los perseguidores cada vez más cerca. En concreto, el siempre peligroso ranty ya es segundo y le recorta puntos y dinero; una reacción que preocupará a buen seguro al resto de pecoligueros. En el tercer escalón del podium estoy yo, pero tengo a monegaskicidios, pakistan1975 y EL QUINTO FORAJIDO tras de mí a escasos treinta puntos y en un pañuelo de dos puntos entre ellos. Ahí se produce el primer salto importante en la clasificación tras el pequeño descalabro de ciudadanomane en esta jornada, mucho mayor en el broker. Lo de quedarse quietecito y no hacer cambios le funcionó la semana pasada, en esta jornada no le ha valido tanto; quizás sirva de aviso para navegantes. Tras él, remonta y se le acerca bajones, continúa su caída libre Bambinofashion, a quien se aproxima martinake en su huida del farolillo rojo del que escapa el_Sultan, que por fin tiene una buena jornada y deja el último lugar a un alicaído AntoniQueen que sigue sin pena ni gloria desde hace varias semanas.
En definitiva, una pecoliga como no se ha visto nunca hasta ahora en emoción, igualdad y espectacularidad. La semana que viene, más.

 
 

1 comentario:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Se te olvida decir que le recorto a todos mamoncete y soy el ganador físico y moral de la jornada, menos mal que estoy ojo avizor para recordártelo.