Adsense Título

miércoles, 28 de julio de 2010

martes, 27 de julio de 2010

Rarezas


Una de las cosas buenas de ir cumpliendo años es que aumenta tu equipaje musical. Has oído más temas y has tenido más situaciones, momentos y circunstancias que relacionar con canciones y melodías. Y, cada vez que vuelves a escucharlas, revives aquel instante, o bien las eliges (¡qué gran invento youtube!) según tu estado de ánimo.
Yo tengo momentos de música española y extranjera, pop y rock, flamenco y rumba, heavy y baladas, incluso de música clásica. Uno de los grupos que nunca pierdo como referente es Héroes del Silencio. Sus canciones y, sobre todo, sus letras crípticas e indescifrables, se pueden aplicar a un roto y un descosido. Como ni el mismo Bunbury sabrá en qué pensaba cuando las escribía, nos encontramos con la ventaja de poder adaptarlas al momento, circunstancia, situación o estado de ánimo que nos dé la gana. Son así de ambiguas y polivalentes.
Como cíclicamente me suele ocurrir, vuelvo a tener días de Héroes. Me quedo con esta apuesta por el rock and roll.

y si quieres que te diga qué hay que hacer, te diré que apuestes por mi derrota


lunes, 26 de julio de 2010

A la entrada de Granada


Hay días en que, de repente, necesitas pasear por Granada y ver atardecer en la Alhambra. A mí me ocurrió ayer. Me cogí mi "mecherillo" y me fui hasta allá. Parking de Neptuno, Recogidas arriba hasta Plaza Nueva, subida a la Alhambra por la Cuesta de los Gomérez, jardines, puerta del Vino, palacio de Carlos V, bajar por la Cuesta de los Chinos hasta el Paseo de los Tristes y otra vez a Plaza Nueva. Desde allí, por la calle Elvira y las teterías, ascender el Albaicín hasta el mirador de San Nicolás. Después, vuelta al aparcamiento por la Capilla Real, Alcaicería, Bib-Rambla y otra vez Recogidas.
Siempre merece la pena andar por Granada. Siempre se me pone un nudo en la garganta cuando veo la Alhambra desde el Paseo de los Tristes, mientras oigo el Darro correr. Descubrir el Albaicín en un recodo de la Cuesta de los Chinos. Observar la Torre de la Vela presindiéndolo todo. Embriagarse con los aromas del Albaicín. Perderse en los bazares de la Alcaicería. Sólo faltaron las tapas en los bares de la plaza de toros.

Paseíto de los tristes, donde a mí me gusta ir,
mirando al Generalife, se acabó mi sinvivir
.

domingo, 25 de julio de 2010

El sueño

En cuanto acto de dormir, el sueño es un estado de reposo uniforme de un organismo, que se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica y por una respuesta menor ante estímulos externos. Ésta es una definición de tantas que he encontrado.
Lo que es cierto y todos sabemos es que el sueño nos proporciona no sólo un descanso físico sino también mental, y que cuando no dormimos no es tanto la fatiga lo que nos afecta como la falta de atención, irritabilidad, desconcentración, etc.
También desde la antigüedad el sueño ha suscitado misterio y curiosidad. Un estado intermedio entre la vida y la muerte; un morir temporal para renacer al despertar que ha dado lugar a mitos, dioses y leyendas.
No dan para una mitología pero son algo mucho más común los trastornos del sueño. Enfermedades, situaciones ambientales, ansiedad y estrés, incluso la edad, son factores que pueden afectar. Y, claro, como uno va teniendo ya unos años, cada vez duerme menos. Si añadimos el calor veraniego, la siesta o el "estrés" de las vacaciones, me encuentro con noches de seminsomnio. Y comienzo a constatar que, como al famoso personaje cervantino, el poco dormir y el mucho leer me está secando el cerebro. A él le dio por armarse caballero andante y a mí por conversar con distintos personajes cuando me desvelo, hasta que de nuevo vuelvo a quedarme dormido. De momento, le encuentro dos aspectos positivos: que es más divertido que contar ovejitas y que, hasta ahora, los personajes no me han respondido.
Todavía recuerdo la última noche en que dormí más de ocho horas seguidas, del tirón, y no tuve que apagar el despertador antes de que llegara a realizar su misión. Pero tampoco es cuestión de aburrir con los detalles de aquel momento.
 

sábado, 24 de julio de 2010

El amor en los tiempos del cólera

Florentino Ariza, en cambio, no había dejado de pensar en ella un solo instante después de que Fermina Daza lo rechazó  sin apelación después de unos amores largos y contrariados, y habían transcurrido desde entonces cincuenta y un años, nueve meses y cuatro días.

Ese párrafo es el que aparece en la cubierta de contraportada de la edición de esta novela de Gabriel García Márquez que tengo entre las manos. Unas líneas que reflejan perfectamente el argumento, propio de cualquier folletín, culebrón o novela rosa. Sin embargo, la prosa de Gabo lo convierte en algo superior, en una mezcla tropical de plantas y arcillas que nos llega a hacer sentir incluso a qué huele un viejo.
Las descripciones de personajes, lugares, situaciones, emociones van conduciendo la desgarradora y emocionante historia de amor entre Florentino Ariza y Fermina Daza marcada por un juez implacable, el paso del tiempo, hasta atrapar y conmover.
Aún voy por la mitad, y cada vez que abro sus páginas me siento en el Caribe del cambio del siglo XIX al XX, lo veo, lo huelo, lo saboreo, me impregno de las emociones de Florentino Ariza. Ya me gustaría poder escribir así, tener esa capacidad narrativa, descriptiva, del uso de las palabras. Historias folletinescas que plasmar en una novela no me faltan.

viernes, 23 de julio de 2010

il n'y a pas de chance

Fortuna para los romanos, Tiqué para los griegos, la Divina Providencia católica, hasta siete dioses de la fortuna tienen los japoneses (Ebisu, dios de mercaderes, agricultores, ejecutivos y extranjeros; Daikoku, dios de la abundancia y el comercio; Bishamonten, dios de la dignidad y de la buena fortuna, la riqueza, la felicidad, la bondad y la fe; Benten-sama, diosa del conocimiento, las artes y la belleza, diosa de los artistas, los escritores, los bailarines, los pintores, los escultores; Fukurokuju, dios de la sabiduría, la felicidad, la riqueza y la longevidad, patrón de los jugadores de ajedrez, los creadores de relojes y los atletas; Hotei, dios de la satisfacción y el comercio, el guardián de los niños y el patrón de los adivinos y los camareros de la abundancia y la buena salud; Jurōjin, dios de la prosperidad y la longevidad, es el dios de los profesores, los científicos, los matemáticos y los maestros).
Me hace falta un poquito de suerte. Necesito de vosotros, os requiero una vez más. No es una petición, es una orden. 

jueves, 22 de julio de 2010

El lenguaje de Dios

Decía Galileo Galilei que las matemáticas son el lenguaje en el que Dios escribió el universo. Paül Erdos, por otro lado, ante la pregunta de por qué son bellos los números, se respondía que "es como preguntar por qué es bella la Novena Sinfonía de Beethoven. Si no lo ves, nadie te lo puede decir. Los números son bellos. Si no lo son, entonces nada lo es."
Para los pitagóricos, los números y las figuras eran la esencia de las cosas y no concebían los números irracionales; entre ellos usaban como símbolo secreto el pentagrama, la estrella de cinco puntas, el primer ejemplo del número áureo, de la divina proporción.
Esa divina proporción aparece por doquier, en el arte pero también en la naturaleza, como si el mismo Dios se hubiera dado cuenta de su belleza: espirales logarítmicas en galaxias o conchas de Nautilus, serie de Fibonacci en la descendencia de una colmena de abejas o en la disposición de las semillas del girasol. Galileo la retrató en su hombre de Vitrubio, los griegos en el Partenón.
Para los platónicos, existían dos mundos, el físico en el que vivimos, y uno abstracto en el que está la verdad inmutable, incluyendo las matemáticas. Ellos atribuyeron a los poliedros regulares, los sólidos platónicos, propiedades místicas y los relacionaron con los elementos de que todo estaba formado.
Las órbitas circulares y elípticas de los objetos celestes también han sido consideradas manifestaciones de la obra divina. A Dios hizo referencia Einstein muchos siglos después cuando afirmaba de él que no juega a los dados con el universo.
No voy a entrar a hablar de la belleza de fórmulas, teoremas o resultados concretos. Me quedo en afirmar que, frente a la perfección de esa divina proporción, yo me quedo con la belleza humana de la proporción cordobesa: al mihrab de la Mezquita o a los rasgos de una mujer morena de estas tierras me remito.

miércoles, 21 de julio de 2010

Jaca y el Pantocrátor


Vamos a ver, hace ya un mes que estuvimos conversando. Allí, bajo los soportales de la plaza, mirando de frente la puerta lateral de la catedral, hablamos de lo divino y de lo humano. Que si un café, que si luego una caña, que si otra después. Hombre, Pantocrátor, yo creía que habíamos llegado a acuerdos, a entendimientos. Yo reducía mis pecados capitales cometidos al menos a cinco, esa era mi parte. La tuya, darme tranquilidad de espíritu.
Yo creo que he cumplido mi propuesta; en fin, sólo lo creo, quizás haría falta una auditoría externa. Pero tú te has pasado tu compromiso por el arco de triunfo. Ni tranquilidad ni leches (por ser bien hablado). Aquí me vuelves a convertir en un alma atormentada, en un martillo que ve los clavos caer del cielo. Eso no es, tío, eso no es. A ti te toca arreglarlo. Y ahora seré más exigente. El sábado lo hablamos en la catedral de la república.

martes, 20 de julio de 2010

Camino de mal retorno

Col du Tourmalet, Hautes-Pyrénées, 2115 metros sobre el nivel del mar, primer puerto de montaña subido en el Tour de Francia hace 100 años: el camino del mal retorno. Anoche soñé que viajaba a ver la etapa del Tourmalet.
Primero paraba en el Monasterio de Piedra y aún me encontraba allí el autobús averiado. Tenía que sostenerlo a pulso y correr con él para llevarlo hasta el lago, donde se transformaba en Leviatán. Luego llegaba a Jaca y, en los soportales junto a la catedral, me tomaba una caña con el Pantocrátor. Hablábamos de pecados capitales y de mujeres que te hacen cometer los siete. Cruzaba hacia Francia a través del túnel del Canfranc. Se iba la luz y se hacía la oscuridad; la humedad, el agobio, el ahogo me envolvían. Corría hacia adelante, hacia una luz al final del túnel que cada vez se veía más lejos. Cuando por fin la alcancé, otra vez se apagó. Hasta que no dejé de correr y eché a volar no salí de la galería. Al llegar al otro lado descubrí que estaban lloviendo clavos, que yo era un martillo y que la etapa de mañana había sido ayer.

¿Alguien conoce un psicoanalista o un descifrador de sueños? Es para que se lo explique.


lunes, 19 de julio de 2010

Pecados capitales

Siete son los pecados capitales que la iglesia reconoce, solamente. Poca cosa parece. Aunque, eso sí, son capitales, importantes, destacados. Quien más quien menos, todo el mundo los hemos cometido o seguimos en ello; no todos por igual, claro está. Además, también existen las siete virtudes que se corresponden con cada uno de ellos.
La lista de los mismos, siguiendo el orden que Dante establece en La Divina Comedia, es:
- Lujuria. Éste es uno de mis favoritos, lo incumplo bastante a menudo. Frente a él está la castidad, que no es una virtud con la que yo me sienta identificado especialmente.
- Gula. No es un vicio que me afecte mucho. Va poco conmigo, quizás en momentos concretos: catas de cerveza o ferias de la gamba. Su virtud correspondiente, la templanza, en general, me es más cercana.
- Avaricia. Posiblemente el pecado capital con el que menos me identifico. Alguna vez lo habré cometido, supongo, pero tendría que ponerme a recordar. Eso sí, la generosidad tampoco es mi virtud; lo mío es mío, tampoco es que quiera tener más, pero no lo regalo.
- Pereza. En pleno verano, de vacaciones, aburrido, viendo una etapa del Tour a la hora de la siesta, soy la misma imagen de la pereza. Pero claro, dentro de esa personalidad dual que me caracteriza, la virtud de la diligencia también me aparece de vez en cuando. Me cuesta arrancar, vencer la inercia, pero a la que me pongo en marcha ya no paro.
- Ira. Apenas la conozco, aunque hay ocasiones en que viene. Y lo malo de no tener la costumbre es que da con fuerza. Soy más de paciencia, gran virtud; no suelo perderla.
- Envidia. Es un pecado que normalmente me suele traer sin cuidado. Sin embargo, de un tiempo a esta parte me ha dado por ahí y ahora mismo lo tengo plenamente desarrollado. Su virtud opuesta, la caridad, nunca la he conocido.
- Soberbia. Casi nunca la demuestro, aunque en el fondo lo soy. Sólo la exteriorizo cuando me tocan los huevos. Por supuesto, de humilde, su virtud correspondiente, nada de nada, siempre falsa y fingida.

En conclusión, si ahora me tengo que quedar con un pecado capital sobre los otros, lo tengo claro: la envidia. Que me encuentro muy envidioso últimamente. Y envidia insana, claro está, que si no no sería tanto pecado. El demonio que en 1589 le asignó Peter Binsfeld, Leviatán.

La imagen es un óleo de El Bosco llamado Tabla de los pecados capitales, que se encuentra en el Prado.

Tal día como hoy


Tal día como hoy de hace dos años se producía mi bautizo como funcionario en la fuente del Paseo de las Mercedes. Una histórica efeméride que me apetece recordar y me gustaría repetir como invitado con otra gente.

domingo, 18 de julio de 2010

101 años


Francisco Palop Segovia.

Notable médico, doctor en cirugía, nació en Jerez de la Frontera (Cádiz). Vinculado a Montilla desde 1874, funda la primera Casa del Pueblo de esta ciudad e introduce el Partido Socialista a cuya inauguración asiste Pablo Iglesias, amigo personal de Palop. Organizó escuelas para adultos en las que educaba a los trabajadores. Creó la Sociedad "Ilustración Obrera", en donde se daban conferencias y charlas de carácter instructivo. Fundó cooperativas obreras y un economato. Fue redactor del periódico montillano "El Aviso". De entre sus discípulos socialistas destacó Francisco Zafra Contreras, quien más tarde fundaría en Montilla la sociedad socialista denominada "La Parra Productiva".

Juan Díaz del Moral dice de él: "El anciano y bondadoso médico de Montilla, Don Francisco Palop y Segovia, agrupaba y educaba a los obreros en sociedades cooperativas y de cultura, e iniciaba a los más despiertos en doctrinas marxistas".

Murió en Montilla el 15 de Julio de 1909. En su testamento pedía que su funeral fuese civil y se sepultara en el cementerio destinado a este fin.

De amplia cultura humanista, poseía una numerosa y excelente biblioteca de volúmenes encuadernados en pasta española con sus iniciales, que hoy se encuentran dispersos.

http://www.montillaurbium.com

viernes, 16 de julio de 2010

Cagüentó

Desde luego, cuando algo se te mete en la cabeza es complicado echarlo fuera. Y mira que puede haber motivos razonados e indicios obvios, de agencia de espionaje, que te aconsejen que lo hagas. ¡Hay que ver lo cabezón que soy y lo que me gusta tropezar ocho veces con la misma piedra!

miércoles, 14 de julio de 2010

El Tour de la vida

Decía la madre de Forrest Gump que la vida es como una caja de galletas o algo así. Yo prefiero compararla con el Tour, con una larga carrera por etapas, de fondo y resistencia, donde lo importante es no desfondarse para poder llegar a la meta con garantías de afrontar el siguiente día con energías.
Hay etapas llanas y sencillas, con todo el pelotón agrupado, rodeado de compañeros. Sin embargo, a veces, el aire de costado puede dejarte cortado, o, sin saber cómo, te enganchas y caes en una montonera, sufriendo magulladuras y heridas por todo el cuerpo.
Hay etapas de alta montaña, duras y exigentes, donde tienes que ir a tu ritmo, guardando siempre para el día siguiente, sin olvidarte de avituallarte, intentando no perder la carrera en un repecho.
Hay etapas en las que te despistas y te hacen una emboscada. O la haces tú. Entonces es fundamental no estar solo, tener contigo a tu equipo, y mantener la tranquilidad.
Hay etapas en que no andas bien y te quedas atrás. Toca apretar los dientes, retorcerse en la bici y seguir adelante. A veces, con la ayuda de tus compañeros; otras, sufriendo en solitario.
Hay etapas contrarreloj, en las que nadie te puede ayudar, que debes afrontar tú solo.
Hay sprints, para los que son más rápidos cuando se acerca la meta; hay bajadas donde lanzarse a tumba abierta intentando no abrirse la cabeza en cualquier curva; hay pequeños pero duros repechos que te destrozan las piernas; hay pavés, que casi te desarma la bici y el cuerpo; hay pinchazos; hay ataques prolongados y mantenidos o secos y tajantes.
Al final, lo que importa es llegar cada día a la meta, afrontar cada etapa sin hundirse, guardar para la jornada siguiente hasta llegar a los Campos Elíseos.
Ahora, como todos los meses de julio, las siestas vespertinas se tiñen de Tour y comienzan los Alpes en forma de Feria de Montilla.

lunes, 12 de julio de 2010

¿Y ahora qué?


Se ha terminado el Mundial y somos campeones. Ya no hay crisis, el pulpo Paul es famoso, Casillas besa a Carbonero, la muchachada llena las calles y plazas de toda España celebrándolo. ¿Y ahora qué?
Nos queda el Tour, como todos los años en julio, que llevamos ganando las últimas cuatro ediciones también. Pero lo que ahora toca son feria y cata de cerveza. O sea, fiesta y cachondeo. Quien mejor lo expresa es la siguiente canción de Estopa:
que esto del beber, es como el rascar, todo es empezar.



Un paseo, hacia ningún lugar, damos un rodeo, y entramos en un bar, parecía tranquilo, se podía incluso hablar, ponte aquí unos litros, que esto del beber, es como el rascar, todo es empezar. Siempre bebemos más cerveza de la que podemos tragar, vaya puta borrachera, hemos cogido, ya no veo de cerca, ni de lejos, no veo na, de na, de na, pero pienso, luego aún existo. Nos reímos solos, nos reímos con ganas, no nos da la gana, de ponernos serios, de ponernos, de ponernos serios... Nos reímos solos, nos reímos con ganas, no nos da la gana, de ponernos serios, de ponernos, de ponernos serios... Juntamos dos mesas, porque tan' apunto de llegar, otros tres colegas, que tienen otra historia que contar, pero ese es otro tema, que con el tiempo ya saldrá. Ahora tengo un problema, esto del beber, conlleva a evacuar, vuelvo en un plis-plas. Siempre bebemos más cerveza de la que podemos pagar, vaya puta borrachera, hemos cogido, ya no veo de cerca, ni de lejos, no veo na, de na, de na, pero aún pienso, luego aún existo. Nos reímos solos, nos reímos con ganas, no nos da la gana, de ponernos serios, de ponernos, de ponernos serios... Nos reímos solos, nos reímos con ganas, no nos da la gana, de ponernos serios, de ponernos, de ponernos serios... Siempre bebemos más cerveza de la que podemos tragar, vaya puta borrachera, hemos cogido, ya no veo de cerca, ni de lejos, no veo na, de na, de na, pero pienso, luego aún existo. Nos reímos solos, nos reímos con ganas, no nos da la gana, de ponernos serios, de ponernos, de ponernos serios... Nos reímos solos, nos reímos con ganas, no nos da la gana, de ponernos serios, de ponernos, de ponernos serios... Lalalalala... Lalalalala... Lalalalala... Enga' Dj ponte ritmo! Si alguno coge una cerveza...

domingo, 11 de julio de 2010

Ironías del destino


Alucinado me deja el pulpo Paul y la que en torno a él se ha montado, hasta con retransmisión en directo de sus predicciones en alguna cadena de televisión. Curioso resulta también que el bicho hasta ahora haya acertado siempre, se me ocurren otras pruebas que ponerle, pero me sé yo de otro que hace siempre lo mismo pero al revés.
Comprendo y entiendo la expectación existente en toda España ante la posibilidad bien cierta de que nuestra selección pueda ser campeona del mundo de fútbol. No deja de ser el deporte rey, con todo lo que significa en audiencias, sentimientos y dineros, y ese hecho es algo histórico sin dudas.
Pero lo que más anodadado me deja es que se confirma de manera seria lo que yo, desde el comienzo del Mundial y siempre en bromas, había comentado: si la selección española es campeona del mundo, se acaba la crisis. Yo lo decía más bien de manera irónica, pensando en aquello del pan y circo y en que a la gente se le olvidarían sus penas. Pero resulta que no, que eso puede ocurrir pero en serio, y además con sesudos estudios sobre el efecto que causaría la victoria. Ganar el Mundial reactivaría la economía, la confianza interior y exterior y subiría el PIB. Que ya les ha pasado a otros países en su momento e incluso al nuestro en el 92 tras los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla. Hasta el ministro Sebastián lo ha dicho.
Y yo, idealista de mí, que seguía considerando al fútbol como un juego, un deporte, que mueve mucho dinero, hace ricos a unos cuantos, pero ya está. Pues nada, que ganemos, yo ya tenía mis motivos más romanticoides para ello, pero a la vista de las circunstancias, nos vendrá bien para salir de la crisis.

sábado, 10 de julio de 2010

Maldita canción


A veces, vete tú a saber por qué, se te mete una canción en la cabeza y no hay forma de sacarla. Serán la música, la letra, las modas, los recuerdos, el momento... Depende. Pero se convierte en esa maldita canción que no deja de sonar por dentro en todo momento. Será algún condenado diablo viejo que no para de molestar y reírse, otra vez; se divierte a mi costa el cabroncete.
En fin, desvaríos trasnochados que mejor ahogar en un Barceló con cola mientras sigo oyendo ese son.

viernes, 9 de julio de 2010

Las vacaciones

Debo ser un tipo extraño. A veces hasta yo mismo me sorprendo. Cuando creo que me conozco de toda la vida, voy y reacciono de forma inesperada. No sé si por afán de contradecirme a mí mismo, si por no encasillarme, si por rebeldía o qué. Me temo más bien que se trata de que no tengo ningún tipo de plan vital, y la única forma de coherencia que conozco es hacer en cada momento lo que me apetece, o dicho más claramente, lo que me sale los huevos. Y la vida y sus circunstancias no son siempre lo que uno se pensaba inicialmente.
Como esta entrada, que la inicié con una idea y se me ha ido ya por otros derroteros, como si el teclado me controlara a mí en lugar de yo a él. La cosa es que yo quería hablar de las vacaciones y de que, aunque sé que es ir contracorriente y encabronar a más de uno, me aburren. Que yo me lo paso mejor cuando voy al trabajo, carajo. Que desde que empezó julio tengo medio depresión.
Digo esto porque me gusta mi profesión, obviamente, pero también porque me proporciona muchos momentos estupendos (dentro y fuera del aula), me permite conocer a cantidad de buena gente y compartir muchos ratos. Y, claro, llega el final de curso y cuesta más coincidir. No sólo yo, Beyra, Bordons, Florida y otros bares también nos echarán de menos.
En fin, desde el frescor de mi aire acondicionado, encerrado en la comodidad solitaria de estas cuatro paredes porque a ver quién sale a la calle, proclamo rotundamente que me aburro y quiero que se terminen las vacaciones. Menos mal que siempre nos quedará la cata de cerveza.

martes, 6 de julio de 2010

Eternas dicotomías

Las dudas me corroen. ¿Vino o cerveza? ¿Gambas o langostinos? ¿Jamón o queso? ¿Chirlas o coquinas? ¿Rubias o morenas? ¿Ser bueno o ser malo? ¿Playa o montaña? ¿Libro o película? ¿Facebook o Tuenti? ¿Quijote o Sancho? ¿Rick o Victor Laszlo? ¿Beatles o Rolling?
¡Qué carajo! ¿Para qué discutir? Cambiemos la conjunción disyuntiva "o" por la conjunción copulativa "y". Si a fin de cuentas nos gusta todo, pues "palante". Waka, waka, ¡eh! ¡eh!, samina mina Zangaléwa.

lunes, 5 de julio de 2010

Bambú


Una vez oí un proverbio chino que hablaba del bambú. Luego he leído en más ocasiones comentarios en torno al mismo trasfondo. La idea, básicamente, es que si eres fuerte y duro como el roble, en tiempos de tormenta, cuando los vientos soplan muy fuerte, te quiebras. Sin embargo, el bambú, delgado y flexible, se adapta, se dobla, resiste y sobrevive.
Desde aquel entonces me he aplicado esa filosofía. Hay que doblarse ante la adversidad para volver a levantarse cuando pase; ser flexible, no romperse en mil pedazos.
Aunque no tenga que ver con ello, Miguel Bosé también tiene una canción titulada "Bambú". Recuerdo que una vez la puse a alguien de melodía en el móvil. Como una intrépida libélula...

domingo, 4 de julio de 2010

Bable ye una llingua


El bable o asturiano es la lengua autóctona y específica de Asturias, como el gallego lo es de Galicia o el catalán de Cataluña, continuación del latín traído por las legiones romanas al territorio de los antiguos ástures. Está regulado por la Academia de la Llingua Asturiana, y aunque no goza de carácter oficial en el Estatuto de Autonomía, una ley regula su uso en el Principado.
Los Berrones son un grupo asturiano de agro-rock. Cantan en lengua asturiana y se caracterizan por la naturalidad y espontaneidad de su música, sus actuaciones y sus letras, en las que siempre está presente el humor irónico. En Mayo de 2010 se incluye en el DVD "Aprende a jugar al fútbol con David Villa" una canción de Los Berrones dedicada al jugador asturiano titulada "Villa maravilla". Ahí va la letra.

Lletra de la canción "Villa Maravilla", dedicada al pueblu de Tuilla/Tiuya, a los mineros del Candín y, por supuestu, al guaje. Grabóse na Selmana Santa de 2010 nos estudios ACME de Miranda (Avilés), cola participación de Manfredo Álvarez faciendo los coros y cantando'l gol.
Ye buena ocasión, vamos recordar
a esti rinconín de la cuenca minera.
Ye un valle zarráu d’antiguu esplendor
que quier resistir contra vientu y marea.
Hai un paisanín fartucu picar carbón,
ventisiete años trabayando baxo tierra,
esporiando per ramplones
y subiendo chimenees sin parar.
Cuando tola grada grita
“Villa, Villa, Villa, maravilla”
un clamor escúchase en toa Tuilla.
Cuando tola grada grita
“Villa, Villa, Villa, maravilla”
ya lu ves echando un culete de sidra.
Siempre col balón dándo-y zapataes
nun barrizal, xugando nuna escombrera.
El guaje creció duru y peleón
y baxo los pies nun tien namás que la tierra.
Cuando pisa’l prau el siete ye un ganador,
cuerre como naide, suda y dexa la pelleya,
ye’l deliriu de la xente...
Ta mui claro qu’esti guaje ye mundial.
Cuando tola grada grita
“Villa, Villa, Villa, maravilla”
un clamor escúchase en toa Tuilla.
Cuando tola grada grita
“Villa, Villa, Villa, maravilla”
ya lu ves echando un culete de sidra.

sábado, 3 de julio de 2010

El mayor espectáculo del mundo


El fútbol se ha convertido en uno de los espectáculos que más dinero mueve en todo el mundo. ¡Qué decir del Mundial, máxima expresión a nivel deportivo y también como negocio! Otros lo aprovechan para tapar sus vergüenzas o para dirimir sus enfrentamientos haciendo suya esa frase tan romana del pan y circo.
Pero lo que hace realmente interesante a este juego en el que se enfrentan once contra once, dando patadas a un balón con el objetivo de hacerlo pasar entre tres palos, no es su condición de deporte. El fútbol despierta pasiones, sentimientos, ilusiones. Vivimos ahora en la época del márketing, de los jugadores estrella, ídolos de masas, pero desde hace más de un siglo, cuando los ingleses inventaron este deporte, lo que lo ha hecho grande ha sido esa identificación de los aficionados con un equipo: el de su barrio, su ciudad, su región o su país. Una especie de estandarte en el que han volcado sus esperanzas y sus frustraciones, sus reivindicaciones y sus rivalidades.
El fútbol ha provocado guerras, ha sido abanderado de ideologías políticas (daría esto para escribir un libro), nos ha dado filósofos populares y nuevos héroes mitológicos... Pero a mí en esta entrada me gustaría quedarme, en particular, con la discografía que en torno a este deporte se ha creado. Y no me refiero a canciones oficiales de Copas del Mundo o a himnos de Centenarios o clubes, compuestas únicamente para sacar dinero y que no suelen sobrevivir al revuelo mediático que se crea en torno a ese evento. Hablo de esos temas que artistas de todo tipo, condición, nacionalidad y época han dedicado a jugadores o clubes desde el sentimiento: Serrat cantando a Kubala, Alfredo Zitarrosa recordando a Garrincha, las mil canciones hechas en Argentina para Maradona. Yo me voy a quedar, para ilustrar este texto, con un tema interpretado inicialmente por Gerry and the Pacemakers pero que ha hecho suyo la hinchada del Liverpool hasta convertirlo en todo un himno y un ejemplo de ese sentimiento que despierta el fútbol. Su título, "You'll never walk alone"; escucharlo cantar a todo Anfield Road pone los pelos de punta. Nunca caminarás solo.

viernes, 2 de julio de 2010

Little orange

Little orange, ¿se dice así Naranjito en inglés? ¿Qué será de él después de 28 años? Una naranja no aguanta unos días, así que cómo estará tras tanto tiempo, seco y comido de hongos.
Afortunadamente, este afamado y mítico personaje nos ha mandado una foto de sus tiempos mozos, bebiendo un cervezón, para recordarnos que también él es asiduo de la cata de cerveza de El coloquio de los perros. ¡Qué mejor mezcla este año! Mundial y cata, cítricos y cánidos, zumos de fruta y de cebada.
En fin, que los días 29, 30 y 31 de julio (jueves, viernes y sábado para más datos), podremos disfrutar todos de más de 70 marcas de cerveza bien fría en el recinto de las Antiguas Naves de Ciatesa, en compañía de Naranjito, rodeados de buena gente, música a ratos friki y precios anticrisis. Todo ello, gracias a la Asociación Cultural El coloquio de los perros. Nos vemos allí.