Adsense Título

martes, 29 de junio de 2010

Yo quiero marcha marcha

Cago en la leche, hasta coraje me va a dar de pillar las vacaciones. Y es que, como dice el himno de las tertulias de vino fino, "pa vivir así de bien, es mejor no morirse"; ni dejar de ir al trabajo, añadiría yo. Porque cuando estás a gusto en un sitio, y rodeado de buena gente todos los días, se disfruta la vida con otra alegría. Y si encima, a la que alguien hace unas palmas, se monta una fiesta, miel sobre hojuelas.
Y ahora toca despedir el curso, aunque acabe pareciendo una boda gitana eso de estar tantos días de celebración. El colofón, el 30 de junio; esperemos no dejar la capital califal peor que en la imagen.

lunes, 28 de junio de 2010

Yo de mayor....

Yo de mayor quiero ser como él. Llevar chanclas, dejarme barba, ponerme gorra, tener el afecto de mis alumnos, adorar mi trabajo. Se jubila un maestro, con todas las letras. Aunque el curso que viene no tenga sus clases que dar, seguro es que acomodará su horario para los viernes del Beyra, las visitas al primo en La Rambla, ir a Santaella y coordinar horarios de visitas a tantos institutos que el año próximo tocan conocer; habrá mucha gente desparramada y alguien tendrá que disponer cuándo nos vemos. Va por ti, Rafa.

domingo, 27 de junio de 2010

Iunius

Se acaba ya el mes de junio. Lo necesitaba, me hacía falta y trasladé a él muchas expectativas que, afortunadamente, se han cumplido y superado. Aún no está cerrado y los pocos días que le quedan van a colear y dar que hablar también. Va a ser una despedida por todo lo alto, a la altura de lo que esperaba hace 27 días. Luego vendrán julio y agosto y para ellos voy a tener escasas pretensiones; pasarlo bien y no aburrirme, simplemente.

sábado, 26 de junio de 2010

Piedras antiguas

Algo tienen las piedras antiguas, labradas, con ese color oscuro que les dan los años y la contaminación. Dan forma a edificios y monumentos, pero también les dan vida. Podemos sentir su latido a través de esos muros.
Algo tienen las piedras que me serenan el espíritu, me hacen soñar, traspasar el tiempo y viajar con la imaginación. Además, por supuesto, de una irrefrenable gana de sentarme frente a ellas en una terraza con una buena cerveza en la mano.

viernes, 25 de junio de 2010

En Montilla de nuevo

Siete días dan para mucho. Esa es la reflexión que me hago sentado ante el teclado, junto a un Barceló con cola, para no perder la costumbre. Tras recorrer Andalucía, Castilla La Mancha, Valencia, Cataluña, Aragón, Navarra, Castilla y León y Madrid, dormir una media de 4 horas al día, pasar otras muchas horas en un autobús, participar en densas jornadas de actividades y no parar en ningún momento, lo primero que constato son dos cosas. Para empezar, algo que ya sabía, que los chavales de 16 años son incombustibles; en segundo lugar, algo que no me esperaba ni por asomo, mi aguante, resistencia y capacidad de adaptación. Cada jornada que pasaba me encontraba menos cansado y con más ganas de hacer cosas, más activo. Vamos, que hubiera aguantado más días a ese ritmo.
Otra circunstancia extraña es que he hecho muy pocas fotos. Y es que han sido muchos los lugares y momentos que he preferido guardar en mi memoria porque una imagen tomada con una simple cámara compacta no hubiera sido capaz, en absoluto, de captar ese instante. En cuanto a las compras, se han limitado a reponer dos olvidos no incluidos en la maleta y a dos botellas de vino de la D.O. Calatayud.
Lo realmente inolvidable y destacado han sido, por supuesto, los sitios visitados y las vivencias tenidas. Estas últimas se quedan para quienes las hemos vivido. En cuanto al recorrido, sí que paso a hacer un breve repaso.
- Calella. Típico pueblo costero mediterráneo comido por el ladrillo y el hormigón, feo, impersonal, plagado de guiris de turismo barato, de los que vienen a España a ponerse ciegos durante una semana por cuatro duros. Lo único destacable de él es que, si eres profesor responsable de una excursión de adolescentes, te conviertes en vip en las discotecas.
- Barcelona. Indescriptible, interminable en sus atractivos. En una jornada de locos apenas me dio tiempo a ver algunas partes desde el autobús y visitar a la carrera el Parque Güell, la Sagrada Familia, las Ramblas, la Catedral y el Barrio Gótico, Santa María del Mar, la plaza de Sant Jaume, Santa María del Pi y el mercado de la Boquería. Superó mis expectativas, ya altas de antemano. Me he quedado prendado.Tengo que volver y pronto.
- Port Aventura. Un parque temático más, aunque sea el primero que se construyó en nuestro país, sea el más grande e incluso rentable. Me parecen todos iguales y despiertan poco mi interés.
- Jaca. Preciosa ciudad, envidiable para vivir en verano, con un coqueto casco histórico repleto de barecitos de tapas.
- Candanchú. Estación de esquí, como tantas, enclavada en un paisaje pirenaico maravilloso y en la cual hice escalada, rapel y tirolina. Al contrario de lo que creía, se me dio mal escalar y muy bien descender; sólo es cuestión de no tener miedo y fiarse del material y los monitores, lo demás lo hace la gravedad.
- Valle del Roncal. Muy lejos, muy escondido, con una serpenteante y estrecha carretera de llegada que merece la pena recorrer para llegar a este precioso lugar. En él se encuentra el río Esca, encajonado entre paredes verticales a través de las cuales fluye entre cascadas, pozas y rápidos. Pues todo eso lo descendimos dentro del río con la ayuda de monitores y algo de material específico. Una experiencia alucinante la del descenso de cañones, inenarrable, imprescindible.
- Monasterio de San Juan de la Peña. Destaca,
principalmente, por su historia y su emplazamiento, enclavado en un entorno natural estupendo para hacer senderismo, como así ocurrió. No corrí nada para llegar el primero y buscar el bar del pueblo mientras esperaba a que llegaran todos los alumnos.
- Monasterio de Piedra. Como monasterio, normalito; los he visto más grandes, bonitos y mejor conservados. Pero el parque que lo rodea es una de las maravillas naturales más impresionantes que yo haya visto, gracias a la obra del río Piedra a su paso por allí.
Ahora queda descansar, recuperar el sueño perdido y comentar las vivencias de esta semana. La que viene se presenta también cargada de "actividades".

lunes, 14 de junio de 2010

Necesito mi medicación


Amenazo con un nuevo Mr. Pepo Mix 2010 para la cata de la cerveza de lo más friki, casposo y retro. Es lo que tienen los pseudobotellones vínicos de jueves por la noche con vocación de costalero de sofá aficionado a las barras americanas. Ante el riesgo de que, como otros años ha ocurrido, no apunte las canciones y luego las olvide, en esta ocasión sólo tendré que buscar en mi perfil de facebook los enlaces de las mismas. La cosa puede tornarse peliaguda a la de varias cervezas si no me tomo la medicación.
Como muestra, un botón, con letra dedicada para quienes se sientan identificados/as, yo el primero.


domingo, 13 de junio de 2010

Incalescentes

Aquí está la nueva revista del IES Inca Garcilaso en su versión digital. Lo mejor, la foto de la penúltima página.

jueves, 10 de junio de 2010

A flor de piel

Así estoy todavía, aguantando el tipo más mal que bien para no soltar la llantera. Que los alumnos y alumnas de mi tutoría me felicitaran y cantaran por mi cumpleaños me lo esperaba; que me montaran una fiesta, adornaran la clase, involucraran a varios compañeros míos, me hicieran regalos y llevaran una tarta, no. Porque soy poco de que se me note la emoción, si no, estaría llorando hasta mañana. Encima, en el largo recreo de hoy, con medio instituto asistiendo a la gala final de Recreosport, consiguen que todo el mundo se ponga a cantarme cumpleaños feliz. Suerte que tenía la cámara en la mano para hacer fotos y entretenerme en algo, porque no sabía dónde meterme.
Si por algo me disgusta que se acabe este curso es porque a saber cuándo volveré a encontrar una tutoría igual. 4ºA, yo también os quiero.





martes, 8 de junio de 2010

La curiosidad mató al gato

La curiosidad, ese comportamiento del ser humano que nos lleva a investigar, explorar, observar, aprender. Se ve que es algo casi genético, que nos hace estar mejor preparados para la selección natural. Pero, claro, todo tiene sus límites. Y a veces la curiosidad nos hace meternos donde no debemos, actuar de maneras poco éticas, tener remordimientos y cargos de conciencia. Sin embargo, a pesar de todo ello, un rato más tarde nos volverá a picar ese gusanillo y querremos saber más.
A veces, nos metemos en camisas de once varas y conocemos algo que mejor no haber sabido. Por eso, lo dice el refranero popular, que es sabio, la curiosidad mató al gato. Suerte que yo soy perro.



domingo, 6 de junio de 2010

Desperta Ferro!


Desde Montjuic al Tibidabo, del puerto a Collserola, del Llobregat al Besós; he paseado por el Barrio Gótico, por el Raval, por las Ramblas, por el Born, por la Ribera, por Sarrià, Gracia, Sants o Les Corts, la Barceloneta o el Pueblo Español. He saludado a Colón, he visto a Gaudí levantar la Sagrada Familia o el Parque Güell, paseé a caballo junto a Jaime El Conquistador, encontré el Cementerio de los Libros Olvidados junto a Daniel Martín, visité sus exposiciones con Onofre Bouvilla, construí Santa María del Mar a lado de Arnau Estanyol.
Sólo una vez visité Barcelona, hace tantos años que casi ni me acuerdo, pero la he conocido a través de cientos de páginas, de decenas de libros. Es una ciudad mágica, literaria, rumbera, bona si la bolsa sona, que tengo que volver a ver después de tanto tiempo y de tantas novelas. Dos años y medio atrás estuve a punto de hacerlo, me lo pedía el cuerpo y la mente, pero unas oposiciones me lo impedían. Ahora sí que iré con mis setenta almogávares, rumbeando, evadiéndome. Desperta Ferro! Matem, matem!

sábado, 5 de junio de 2010

Arrieritos somos...

Y de Semele, la hija de Cadmo, tras unirse a Zeus parió a un hijo ilustre, al alegre Dionisos. Siendo mortal, parió a un inmortal y ahora son Dioses ambos. La Teogonía, Hesiodo.

En la mitología clásica, Dioniso (en griego antiguo Διώνυσος Diônysos o Διόνυσος Dionysos) es el dios del vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis, y un personaje importante de la mitología griega.
Fue también conocido como Baco (en griego antiguo Βακχος Bakkhos) y el frenesí que inducía, bakcheia. Es el dios patrón de la agricultura y el teatro. También es conocido como el ‘Libertador’ (Eleuterio), liberando a uno de su ser normal, mediante la locura, el éxtasis o el vino. La misión divina de Dioniso era mezclar la música del aulos y dar final al cuidado y la preocupación.
Dioniso ha permanecido como una inspiración para artistas, filósofos y escritores de la época moderna. En su libro El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche contrastó a Dioniso con Apolo como símbolo del principio estético fundamental e incontrolado de la fuerza, la música y la intoxicación frente al principio de la vista, la forma y la belleza representado por el segundo.
Diego Velázquez ya lo plasmó hace casi 400 años. Y como ha venido ocurriendo desde que el mundo es mundo, Baco ha vuelto a triunfar.


viernes, 4 de junio de 2010

El saber no ocupa lugar

Conocida frase la que titula esta entrada. Mentira cochina su significado. Si de conocimiento y saber impreso hablamos, es mucho el lugar que ocupa; directamente proporcional al volumen de libros y papeles almacenados. Si de sociedad global y digital, cada vez es mayor la cantidad de información guardada en discos duros, memorias flash, dvd's y similares; aunque no precisemos de máquinas como las pioneras de hace 50 ó 60 años, un lugar ocupan las de hoy en día.
En esta aldea global en que vivimos, el problema no está tanto en que exista la información sino en conseguirla. Todo o casi todo está en la red. Pero es tal el volumen de ese conocimiento que, dar con el que necesitamos, acaba convirtiéndose en encontrar una aguja en un pajar.
Los servicios de inteligencia de hoy en día (desde el Mossad a la CIA, pasando por el CNI, el Deuxieme Bureau o el MI6) pueden saberlo todo de nosotros. Pero somos tantos, y tal número de datos los que les pueden proporcionar las nuevas tecnologías de la "información", que conseguir filtrarlos y separar el grano de la paja es lo realmente complicado.
Yo, particularmente, prefiero quedarme con métodos más tradicionales. Dice una amiga que me conoce bien, una de las dos personas a quien hago caso cuando me dice que no beba más, que se me da bien lo de tener las antenas siempre puestas. Entiendo yo que con eso se referirá a observar y escuchar mucho, hablar poco y con doble sentido, pasar desapercibido, suscitar confianza... Si es eso, tiene razón. Y es cierto que al final te acabas enterando de muchas cosas, consiguiendo información y saber que, en este caso, no ocupa lugar. Eso sí, a veces te das cuenta, como dice otro dicho, que se está más tranquilo y más feliz en la ignorancia.




miércoles, 2 de junio de 2010

Destino provisional

Se planteaba una tarde tranquila; ayer tuve mucho que corregir, mañana tendré mucho que corregir, pero hoy no. Empezar a leer el nuevo libro era la intención. Pero esta mañana mis alumnos de 3º de ESO me presentaron un guión para una película que deben hacer para un trabajo; llevaban dos o tres semanas insistiendo para que fuera el artista invitado del film. Yo, como los actores con caché, les dije que sin leer el guión no salgo. Hoy me lo pasaron, di el visto bueno y quedamos esta misma tarde para grabar. Mucha risa, varias tomas, repeticiones y, sobre todo, un buen rato, dieron pie a pararme con algunos compañeros (el nocturno también existe). Muchas cervezas, varias tapas de caracoles, variados temas de conversación. Uno de ellos, como no podía ser de otra manera, fue sobre la adjudicación de destinos.
Desde ayer, oficialmente, sigo con destino provisional, sin destino definitivo. Me gusta. Nunca he sido determinista, siempre he creído en el libre albedrío y en que el camino de cada cual no está escrito en ningún lado, sino que nos lo vamos haciendo y buscando cada uno por nuestra cuenta. Si existe alguien más allá empeñado en dirigir nuestro destino, no lo sé (en mi caso es un hijo de puta con un humor muy sórdido aunque irónico), no le voy yo a facilitar la labor; mi destino me lo fabrico yo. Y desde ayer, además de decirlo, lo tengo certificado oficialmente por mi empresa: mi destino es provisional, no es definitivo.