Adsense Título

viernes, 15 de octubre de 2010

¿Renuncias?

¡Qué manía tienen algunos, siempre erre que erre con lo mismo! Suelen preguntarlo personajes vestidos con extrañas túnicas bajo las cuales se esconde un ropaje de color negro. Algunos incluso hablan latín. Y a la vez que lanzan su cuestión, mojan a un tierno bebé echándole agua por la cabeza. Un agua que, dicen, quema a los vampiros y demonios y hace llorar a esos bebés.
¿Renuncias a Satanás? ¡Que no, carajo! ¡Cansino! ¿Por qué voy a renunciar? Con lo divertido que es; seguro que en su territorio se pasa mejor que en el cielo. Así que, de momento, no me quito de mi simpatía por el diablo y continúo en mi autopista hacia el infierno.


1 comentario:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

ya sabes que las mujeres buenas van al cielo, las otras a todas partes.