Adsense Título

viernes, 20 de agosto de 2010

Tardes de agosto


Mes de agosto, tardes de casilla, de piscina, de cerveza, de charla y de muchas cartas: mus, comemierda o culo (según el lugar), tute cabrón y pocha a raudales, desde bastante antes de que los chicos de oro de la ÑBA la pusieran de moda. Es la tradición desde hace muchos años, que se van notando también, claro está.
En aquellos tiempos de feliz desocupación, cuando todos estábamos en Montilla, casi no cabíamos en la piscina y nos daban las noches. Afortunadamente, los caminos de la vida nos han ido llevando por trabajos y lugares diferentes para mejor, aunque nos veamos menos. Se echa de menos al cocodrilo y sus Heineken piscineras, el gazpacho que John Wayne no sería capaz de beberse, las rubias charlas de toalla tomando el sol, las nocturnas celebraciones del orgullo gay de pluma y piscina, los psicólogos y comemierda de color de rosa, los maullidos de cabezas de gamba, el paso de las Perseidas...
Pasan los años, nos vemos menos, pero al menos se mantienen algunas tradiciones: las cartas en la casilla son más que un juego, no se apuesta, nunca hubo ni habrá dinero de por medio, sólo nos jugamos el honor, el humillar al que pierde. Y la próxima partida de pocha ya está señalada con letras púrpuras y en mayúsculas. Los nuevos tiempos y los blogs, además, contribuyen a alimentar el pique; alguien va a machacar a alguien.

1 comentario:

Nanete dijo...

Tardes de cachimba, césped y sombra. Verano... y mientras él buscaba su abrigo gris...