Adsense Título

jueves, 12 de agosto de 2010

Nos vemos en los bares


En cualquier lugar donde haya un bar existe la posibilidad, no muy remota, de encontrarse con alguien de Montilla.
Día de turismo exprés, café mañanero previo para despejarse y para seleccionar posibles destinos que visitar. Me subo en mi Clio sin decidir aún hacia dónde ir y llego a la primera bifurcación, ¿izquierda o derecha? Pregunta de fácil respuesta: izquierda, siempre a la izquierda. Así que elijo Ronda. Plaza del Ayuntamiento, Iglesia del Espíritu Santo, murallas y baños árabes, puente viejo, jardines de Cuenca, plaza de toros, jardines de Blas Infante, puente nuevo y callejear por las estrechas, blancas y tranquilas calles del casco antiguo de Ronda. Me dirijo hacia el aparcamiento dispuesto a tomar una fresca bebida isotónica de cebada que me rehidrate antes de conducir hacia mi casa. Al final de una cuesta, acalorado, creo oír mi nombre. ¿En Ronda? ¿Quién me conoce allí? ¿Será efecto de las altas temperaturas y la falta de líquido elemento? ¿Estaré empezando a alucinar? ¿Habrá elefantes de color rosa volando?
Miro en dirección al sonido, veo un bar con una pequeña terracita y en una de sus mesas encuentro a dos paisanos y amigos de toda la vida. ¿Cerveza, un bar, Ronda, gente de Montilla? ¿El mundo es un pañuelo? No. Simplemente, hay montillanos en todas partes, en especial alrededor de una taberna.

1 comentario:

Nanete dijo...

Desde luego con decirte que me acabo de echar un amigo de montilla... sois una masa incontrolable