Adsense Título

miércoles, 25 de agosto de 2010

Fausto


Fausto, la obra de Johann Wolfang von Goethe, es el libro que estoy ahora tratando de leer. Y uso el verbo tratar porque el libro se las trae. No sólo por ser dialogado, al estilo de La Celestina, más para ser leído que representado, sino por la densidad de sus textos, su estilo recargado, su contenido complejo. Se precisan momentos de tranquilidad interior y exterior, a ser posible con el sueño bien saciado, para dedicarse a su lectura. Hay que añadir a eso dosis de paciencia para volver atrás en lo leído cuantas veces haga falta y pararse a reflexionar sobre el significado de los párrafos.
Aunque aún voy por la mitad de la novela, la experiencia parece que vale la pena. Las andanzas de Fausto y Mefistóteles, el pacto con el diablo para superar la insatisfacción por el conocimiento no adquirido, por el poder no obtenido y por las pasiones no saciadas dan para profundas y sesudas meditaciones. Cuando termine la lectura de la obra intentaré plasmar alguna de ellas en este blog, o hablar de Mefistóteles, todo un personaje, uno de los príncipes del infierno, subordinado a Satanás, su capturador de almas para más señas.

1 comentario:

Nanete dijo...

Quizás acabes desarrollando una tesis. Por cierto me puedes explicar ¿por qué de pequeño mis padres cuando no me dormían me decían que iba a venir Fausto a por mí?