Adsense Título

lunes, 26 de julio de 2010

A la entrada de Granada


Hay días en que, de repente, necesitas pasear por Granada y ver atardecer en la Alhambra. A mí me ocurrió ayer. Me cogí mi "mecherillo" y me fui hasta allá. Parking de Neptuno, Recogidas arriba hasta Plaza Nueva, subida a la Alhambra por la Cuesta de los Gomérez, jardines, puerta del Vino, palacio de Carlos V, bajar por la Cuesta de los Chinos hasta el Paseo de los Tristes y otra vez a Plaza Nueva. Desde allí, por la calle Elvira y las teterías, ascender el Albaicín hasta el mirador de San Nicolás. Después, vuelta al aparcamiento por la Capilla Real, Alcaicería, Bib-Rambla y otra vez Recogidas.
Siempre merece la pena andar por Granada. Siempre se me pone un nudo en la garganta cuando veo la Alhambra desde el Paseo de los Tristes, mientras oigo el Darro correr. Descubrir el Albaicín en un recodo de la Cuesta de los Chinos. Observar la Torre de la Vela presindiéndolo todo. Embriagarse con los aromas del Albaicín. Perderse en los bazares de la Alcaicería. Sólo faltaron las tapas en los bares de la plaza de toros.

Paseíto de los tristes, donde a mí me gusta ir,
mirando al Generalife, se acabó mi sinvivir
.

2 comentarios:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Qué místico poético estás.

Alquimia Fullera-transitando dijo...

Muchooooo...la calle los tristes!!! te sienta fatal las vacaciones.