Adsense Título

miércoles, 14 de julio de 2010

El Tour de la vida

Decía la madre de Forrest Gump que la vida es como una caja de galletas o algo así. Yo prefiero compararla con el Tour, con una larga carrera por etapas, de fondo y resistencia, donde lo importante es no desfondarse para poder llegar a la meta con garantías de afrontar el siguiente día con energías.
Hay etapas llanas y sencillas, con todo el pelotón agrupado, rodeado de compañeros. Sin embargo, a veces, el aire de costado puede dejarte cortado, o, sin saber cómo, te enganchas y caes en una montonera, sufriendo magulladuras y heridas por todo el cuerpo.
Hay etapas de alta montaña, duras y exigentes, donde tienes que ir a tu ritmo, guardando siempre para el día siguiente, sin olvidarte de avituallarte, intentando no perder la carrera en un repecho.
Hay etapas en las que te despistas y te hacen una emboscada. O la haces tú. Entonces es fundamental no estar solo, tener contigo a tu equipo, y mantener la tranquilidad.
Hay etapas en que no andas bien y te quedas atrás. Toca apretar los dientes, retorcerse en la bici y seguir adelante. A veces, con la ayuda de tus compañeros; otras, sufriendo en solitario.
Hay etapas contrarreloj, en las que nadie te puede ayudar, que debes afrontar tú solo.
Hay sprints, para los que son más rápidos cuando se acerca la meta; hay bajadas donde lanzarse a tumba abierta intentando no abrirse la cabeza en cualquier curva; hay pequeños pero duros repechos que te destrozan las piernas; hay pavés, que casi te desarma la bici y el cuerpo; hay pinchazos; hay ataques prolongados y mantenidos o secos y tajantes.
Al final, lo que importa es llegar cada día a la meta, afrontar cada etapa sin hundirse, guardar para la jornada siguiente hasta llegar a los Campos Elíseos.
Ahora, como todos los meses de julio, las siestas vespertinas se tiñen de Tour y comienzan los Alpes en forma de Feria de Montilla.

1 comentario:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Nuestras etapas de tour suelen ser parecidas mando en la mano, ojos semicerrados y seminconscientes.