Adsense Título

sábado, 5 de junio de 2010

Arrieritos somos...

Y de Semele, la hija de Cadmo, tras unirse a Zeus parió a un hijo ilustre, al alegre Dionisos. Siendo mortal, parió a un inmortal y ahora son Dioses ambos. La Teogonía, Hesiodo.

En la mitología clásica, Dioniso (en griego antiguo Διώνυσος Diônysos o Διόνυσος Dionysos) es el dios del vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis, y un personaje importante de la mitología griega.
Fue también conocido como Baco (en griego antiguo Βακχος Bakkhos) y el frenesí que inducía, bakcheia. Es el dios patrón de la agricultura y el teatro. También es conocido como el ‘Libertador’ (Eleuterio), liberando a uno de su ser normal, mediante la locura, el éxtasis o el vino. La misión divina de Dioniso era mezclar la música del aulos y dar final al cuidado y la preocupación.
Dioniso ha permanecido como una inspiración para artistas, filósofos y escritores de la época moderna. En su libro El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche contrastó a Dioniso con Apolo como símbolo del principio estético fundamental e incontrolado de la fuerza, la música y la intoxicación frente al principio de la vista, la forma y la belleza representado por el segundo.
Diego Velázquez ya lo plasmó hace casi 400 años. Y como ha venido ocurriendo desde que el mundo es mundo, Baco ha vuelto a triunfar.


2 comentarios:

virginia dijo...

que filosófico y literato, junto con misterioso estas últimamente en tus entradas-

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Baco siempre triunfa, aunque su triunfo suele ser efimero.