Adsense Título

viernes, 21 de mayo de 2010

Diarios de bicicleta

Después de un año tan lluvioso por fin llega el buen tiempo, y una de las cosas que me apetece es darme una vuelta con mi bicicleta por las fuentes de Montilla para verlas con agua, algo raro de contemplar. También había pensado que la marisma en Doñana tiene que estar preciosa, pero entre que queda más lejos y que está llena de rocieros, preferí quedarme con las fuentes.
La experiencia tiene sus aspectos positivos y negativos, como todo en esta vida. En lo negativo, que cuando te das cuenta estás más cerca de Montemayor que de Montilla, se te está acabado el agua, no te has llevado gorra, la vuelta es cuesta arriba y no sabes si serás capaz de llegar.
En lo positivo, disfrutar del paisaje, la soledad, la tranquilidad, la naturaleza con sus colores, olores y sonidos, echarse un rato a la sombra de algún árbol mientras sólo se oyen los trinos de los pájaros y el chorro de agua caer en el pilón de la fuente, sentirse en paz con uno mismo. Lástima no haberme llevado un libro para ese momento; el próximo día lo haré.
 


4 comentarios:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

¿La fuente el grajo?

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo te espero en la próxima fuente con la cerveza, y mientras tu te matas peladeando... jajaja

virginia dijo...

que idílico lo has pintado.. yo tengo fobia a las bicicletas, me niego a subir en algo que por si solo no se mantiene en equilibrio

camachuelotrompetero dijo...

El Chorrillo, Cañalerma y Descansavacas. La semana que viene, más.