Adsense Título

sábado, 15 de mayo de 2010

Centauros del desierto


Durante el año 2009, el Canal TCM sacó un blog llamado "Las 50 películas que deberías ver antes de morir", en el que cada semana analizaba en escasos 3-4 minutos un título mítico de la historia del cine. No sé si habré visto los 50 films (me podría morir en paz, en ese caso); los 50 documentales sí que lo hice.
Una de las películas que aparecían en esa lista es "Centauros del desierto". La dirigió en 1956 John Ford, el hombre que hacía westerns. Sin embargo, quedarse con ese aspecto de Ford es rascar sólo la superficie. A través de los paisajes del Oeste americano, John Ford desarrollaba complejas historias de personajes, de reflexiones, hablaba sobre la vida misma, convirtiendo a los cowboys y a los indios en instrumentos para conseguir ese propósito.
Si hay un film en el que logra esa profundidad es "Centauros del desierto"; en apariencia, la búsqueda por dos hombres de una niña raptada por los indios. Sin embargo, lo realmente sublime de la película es el personaje de Ethan Edwards (maravillosamente interpretado por John Wayne): un ser solitario, obsesionado, desarraigado, derrotado; una historia turbadora e inquietante a la vez que absorbente, poética e inolvidable. Un film titulado "The searchers" en inglés pero que no fue traducido literalmente al castalleno, sino que se prefirió titular "Centauros del desierto", mucho más evocador y descriptivo. ¿Quién no ha deseado alguna vez ser, como Ethan Edwards, un centauro y cabalgar sin destino?

No hay comentarios: