Adsense Título

lunes, 3 de mayo de 2010

BSO

Nunca entenderé a gente como Lars von Trier y al movimiento Dogma. Entre otras cosas, sus películas se caracterizan por no tener banda sonora alguna. Según ellos, en la vida real, no llevamos una orquesta junto a nosotros, poniendo la música, cuando algo sucede.
¿A quién carajo le importa lo que opinan esos listillos? Es verdad eso que dicen, no suena una melodía a nuestro alrededor en nuestro día a día; no suena en el ambiente, claro, porque ¿para qué existe la imaginación? ¿Acaso no ponemos todos una sintonía, una canción, a momentos de nuestra vida? Aunque no estuviera sonando en ese momento, pero algo nos la recuerda y la seguimos relacionando por siempre.
Sirva esta entrada, pues, como una defensa de las bandas sonoras, no sólo en las películas, también en nuestras vidas. Y como ejemplo, pongo una canción que hace años me sirvió en un momento complicado.


1 comentario:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Tienes razón, MALDITOS LISTILLOS