Adsense Título

lunes, 12 de octubre de 2009

Ágora


El pasado domingo estuve viendo la nueva película de Alejandro Amenábar, "Ágora", dedicada a la astrónoma, matemática y filósofa Hipatia de Alejandría. El film, en realidad, no es una biografía de Hipatia, sino más bien una historia en torno al fanatismo religioso y su persecución histórica del conocimiento y el libre pensamiento.
Para ello, Amenábar se sirve del personaje histórico de Hipatia, como lo podría haber hecho de Galileo, y nos adentra en los turbulentos años finales del siglo IV y primeros del siglo V en la Alejandría romana, escenario de luchas religiosas y de poder entre distintas confesiones cristianas, no cristianas y la autoridad imperial que cogerán de por medio a la astrónoma.
Tanto en la recreación histórica, en la narración de las situaciones y en lograr su propósito de reflexión, la película está muy bien conseguida. Sin embargo, flojea en el tratamiento de los personajes, planos, sin desarrollar, carentes de emotividad y con los que el espectador no llega a identificarse.
En definitiva, aunque es mejorable, "Ágora" me ha gustado y me ha parecido una película muy didáctica, no sólo por su alegato contra el fanatismo y la intolerancia, sino también desde el punto de vista científico.

4 comentarios:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Bueno ya sabes que no me gustó me aburrí, creo que el conflicto religioso está tratado de una forma cándida casi infantil y hace un flaco favor a la comprensión del origen de este tipo de conflictos.

camachuelotrompetero dijo...

Y ya te dije yo que creo que te equivocaste de película si buscabas una sobre historia de los inicios del cristianismo y los últimos años del Imperio Romano.
A mi entender, es una reflexión sobre los fanatismos religiosos y su opresión del conocimiento, más bien, y lo histórico es más secundario. Lo mismo que la ha hecho sobre Hipatia podría haberla hecho sobre Galileo, Giordano Bruno u otros tantos.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

No me he quejado de su realismo histórico, no he dicho que se hayan equivocado en tal o cual hecho. Fuí a ver una película sobre conflictos entre religiones y ciencia y opresión fanática. El caso es que es del todo inverosimil que un prefecto del imperio oriental, que seguramente habría liquidado ya a algún pagano, cristiano o judio rival para alcanzar su puesto, sea advertido por Hipatia de las adyectas intenciones de un lider religioso y diga simplemente, "pero si soy cristiano como él, ¿qué me va a hacer? Como si el fondo de la cuestión fuara si eres cristiano o judio y no el poder en si mismo, por eso digo que falla a la hora de hacer comprender los conflictos religiosos donde las creencias y la ciencia suelen ser sólo armas arrojadizas al servicio de poderes mayores.

Conchi dijo...

Creo que los dos os quedais cortos a la hora de analizar la pelicula.Pienso que Amenabar no quiso hacer una pelicula de romanos, ni de cristianos,ni de conflictos religiosos, solo quería reflejar la estupidez humana al creerse la obra maestra de la creación, de la crueldad del ser humano y su capacidad de ser manipulado,venderse y sobre todo hacer ver lo insignificantes que somos, por eso continuamente aleja la camara del suelo y aleja la vision de la ciudad, a según que altura no se ven las torres más altas, y a mas altura, ni se percibe la obra de los hombres, su existencia en ella y a miles de años luz de nuestra galaxia no hay ningún Dios con la mirada fija en nosotros, analizandonos con lupa para juzgarnos y mucho menos para oir nuestros llantos y tormentos, de los que solo nosotros mismos somos culpables y autores. Nos compara con el bullir y trejemaneje de un gran hormigero, que se mueven por impulsos y para saciar las más primitivas y naturales urgencias que las mueven, el almacenar, sobrevivir acatando estatus y normas establecidas, sin pararse nunca a preguntarse por que lo hacen o que sentido tiene y mucho menos pararse a meditar sobre las ciencias y las leyes que rigen el universo.
Me gustó la pelicula, pero tambien me defraudó un poco su ritmo,aparte de lo que antes cuento, solo me emocionó la historia de amor y pasion entre ella y su esclavo, el AMOR...lo único que nos salva, lo único que nos hace parecer seres humanos y no peder las esperanzas, al final Amenábar se pone tierno y quiere dar al hombre una oportunidad de conocimiento y el esclavo acaba con la vida del ser que más quiere para ahorrarle un sufrimiento espantoso, aun nos queda una esperanza.