Adsense Título

lunes, 29 de septiembre de 2008

Sevilla

El nombre de la ciudad procede del antiguo Hispalis, de origen romano, que en época musulmana se transformó en Ishbiliya (árabe أشبيليّة), debido a la sustitución de la "p" (fonema inexistente en árabe) por "b", y de la "a" tónica por "i" (fenómeno característico del árabe hispánico conocido por imela), de donde procede la actual forma Sevilla. El lema de la ciudad, que se encuentra como relieve en numerosos edificios, es «NO8DO», teniendo el 8 forma de madeja de lana. Se lee, por tanto, «NO MADEJA DO», queriendo decir «No me ha dejado». Según la leyenda, este lema hace referencia a la lealtad que mantuvo la ciudad a Alfonso X el Sabio en la guerra contra su hijo Don Sancho en el siglo XIII. También son tradicionales de la ciudad los versos latinos inscritos sobre el arco de la Puerta de Jerez, que, traducidos, resumen la historia de Sevilla de este modo:
Hércules me fundó,
Julio César me cercó
de muros y torres altas,
el Rey Santo me ganó
con Garci Pérez de Vargas.
En Sevilla estudié y, tras pasar allí cinco años, algo la conozco. Pero aunque me he llevado todo un año pasando cada fin de semana a la ida y a la vuelta de Montilla a Mazagón junto a la ciudad hispalense (llegando en algunos momentos de atascos gordos que he cogido a aborrecerla), no suelo ir mucho a visitarla, más bien de higos a brevas. El sábado pasado estuve de nuevo por Sevilla, dando una vuelta por el centro, tapeando un poco y viendo llover. Que ya se sabe que la lluvia en Sevilla es una maravilla. Como además la tengo puesta en la encuesta del lateral derecho, aprovecho para deciros que votéis si no lo habéis hecho.


1 comentario:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Aún reciente en la retina tengo el concierto de Madonna.