Adsense Título

domingo, 17 de agosto de 2008

Jugando a la pocha

Resumen de Wikipedia sobre la pocha:
La pocha es un juego de cartas que se juega con la baraja española. Las reglas son similares a las del tute, es decir, el orden de las cartas va de mayor a menor empezando por el As: As, tres, rey, caballo, etc. Es un juego al que pueden jugar de 3 a 6 jugadores (ocasionalmente se pueden ver partidas de hasta 8), aunque lo ideal es que se juegue entre 4 o 5. El juego consiste en adivinar cuantas bazas vas a conseguir con las cartas que tienes. Según el número de jugadores existe un número determinado de rondas y en cada ronda se reparte un número determinado de cartas. El objetivo es acertar las bazas que uno va a llevarse con las cartas que le han tocado en cada ronda. Previamente a jugar las cartas, en cada una de las manos, cada jugador tiene que decir, en función de las cartas que tiene, cuantas bazas cree que se va a llevar., comenzando el sentado a la derecha del que reparte y siguiendo en sentido antihorario. Una particularidad importante respecto a este momento es que el último en anunciar el número de bazas que cree que se llevará (el que reparte) nunca podrá decir que se llevará un número de bazas tal que sumado a los números anunciados por sus rivales sumen el número de bazas totales de esa mano, este número será el número de cartas repartidas a cada jugador. Esto provoca que nunca todos los jugadores puedan acertar en sus previsiones: por lo menos uno se equivocará.

En los últimos tiempos, la conocida afición de los jugadores de la selección de baloncesto española, campeones del mundo ellos, a este juego de naipes lo ha relanzado y hecho mucho más famoso. Míticas son ya esas partidas en Japón o en Pekín antes de acostarse.
En mi caso, la pocha la aprendí en la mili (hace ya muuuuchos años); en mi mochila nunca falta una baraja; no la he jugado tan lejos pero sí en sitios diversos: playas varias de Andalucía o el pie del Mulhacén a 3000 metros pueden ser de los más destacados. Eso sí, el pochódromo por antonomasia es la Casilla, a pesar de que este año por las oposiciones haya abandonado las partidas vespertinas de todos los sábados.

2 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Eso si que saber jugar a las cartas, con tus tapitas, la prigue! la cerveza.... UNA COSA FINA!

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

una imagen dice mas que mil palabras.