Adsense Título

viernes, 16 de noviembre de 2007

Casablanca

Gran película, pardiez. Con grandes frases y grandes escenas. En concreto, una de las que más me gustan es la que pongo a continuación. Los gabachos siempre serán esos cerdos que nos tiraban los camiones, pero escuchando cantar La Marsellesa en el local de Rick siempre se me ponen los vellos como escarpias.
Es simpático ver cómo esa amalgama de gente variopinta, refugiados y vividores de todas las nacionalidades callan al son del himno francés al grupo de alemanes, todo teutones, marciales y cabezas cuadradas ellos, que entonan sus germanas canciones de valkirias y nibelungos. Con ese "Vive la France, vive la liberté!" de colofón, dicho por Yvette, mujer que a su manera también hacía la guerra seduciendo soldados alemanes.
A pesar de todo, lo mejor es el final (que no aparece), tras el aviso del mayor Strasser al capitán Renault para que cierre el Rick's Café Américain. Cuando éste decide chapar el local bajo la acusación de que allí se juega, dicha con tono escandalizado, mientras recoge sus ganancias a la misma vez. Todo un clásico, vaya.

1 comentario:

ciudadano mane dijo...

me ha flipado el alemán en los 10 últimos segundo hablando un guichi guichi que no te enteras de lo que dice. vaya guiris!